616 54 29 90 pedro@backintown.io

En un mundo donde todo funciona a una velocidad vertiginosa, adaptarse es la diferencia entre el éxito o el fracaso. Pocas veces hay segundas oportunidades, y en el ámbito empresarial la feroz competencia es un obstáculo añadido. Por eso, optimizar todas y cada una de las fases de trabajo es vital, así como tomar decisiones rápidas y bien fundamentadas. Es ahí donde el trabajo en la nube puede marcar la diferencia.

Las dos grandes ventajas de la nube

El trabajo en la nube es algo que todos hacemos con frecuencia sin darnos cuenta, por ejemplo, al utilizar el correo electrónico o herramientas como Dropbox o Drive. Sin embargo, algo tan simple en apariencia y tan útil a nivel personal, a nivel empresarial se ha convertido en una herramienta imprescindible.

Incluso las empresas más pequeñas manejan ingentes cantidades de información, tienen que trabajar con diferentes programas y realizan miles de acciones cada día. ¿Ventajas del trabajo en la nube en lugar de hacerlo con sistemas de almacenamiento propios? Muchas. La primera, la posibilidad de acceder desde cualquier lugar y cualquier dispositivo a esas herramientas fundamentales.

Pero la segunda gran ventaja, es la que se refiere a la optimización del tiempo. El trabajo en la nube permite que todo vaya más rápido, mucho más rápido. Toda la información está centralizada, disponible en un solo espacio y con un acceso rápido desde la propia empresa o desde otro lugar.  

Y no solo eso, sino que el trabajo en la nube es muy sencillo e intuitivo, al alcance de cualquier persona con una formación mínima. ¿Más? Sí. Permite trabajar en equipo, incluso con un mismo documento, pero desde distintos puntos. Y todo ello se traduce en procesos y acciones mucho más ágiles y, por tanto, en una mayor eficiencia y un ahorro de costes notable.

Agilizar la gestión y administración

El trabajo en la nube es especialmente útil en estos aspectos y permite mejorar los tiempos en gestiones cotidianas. Por ejemplo, un programa de facturación en la nube irá añadiendo automáticamente todos los datos de las operaciones. Así, al acceder a él se puede disponer de datos constantemente actualizados y comprobar en tiempo real la situación de la compañía.

Y en el caso de empresas de comercio electrónico, el trabajo en la nube es aún más atractivo para mejorar los tiempos internos. ¿Cómo? Por un lado, porque es posible sincronizar la base de datos con la tienda, de modo que no tendrás que introducir información dos veces. Y, por otro lado, porque un programa en la nube irá actualizando continuamente el stock, de modo que el inventario se realiza en mucho menos tiempo.

Mejorar la toma de decisiones

Es otro aspecto muy interesante que no podemos obviar cuando hablamos del trabajo en la nube. En ocasiones no hay tiempo de buscar y organizar información para tomar alguna decisión vital para la empresa. Con los servicios en cloud eso no es un problema, gracias a esa enorme facilidad para disponer de forma inmediata de datos perfectamente almacenados y organizados.

Tener a mano información actualizada en tiempo real, así como comparativas de datos históricos, es una de las mejores herramientas para elaborar estrategias, corregir errores o plantear retos de cara al futuro de la compañía.

En definitiva, el trabajo en la nube va a permitir que tu empresa, sin importar cuál sea su actividad, sea más ágil en todas sus gestiones. Y no debes olvidar algo muy importante: trabajar en menos tiempo y disponer de información inmediata supone un ahorro no solo en tiempo, también en esfuerzos y recursos. Se trata, por tanto, de una inversión que es posible recuperar con rapidez y también con creces.