616 54 29 90 pedro@backintown.io

La actual pandemia ha obligado a adaptar muchos de nuestros hábitos locales y algunos de esos cambios han venido para quedarse. Una de las principales cuestiones que han aparecido es el uso de los medios digitales en muchos ámbitos en los que ya antes tenía presencia, pero que ahora ha resultado ser una herramienta fundamental para el funcionamiento de muchas actividades.

Uno de los ejemplos más relevantes es el teletrabajo que ha sido durante este tiempo una de las necesidades más importantes que ha surgido durante el confinamiento por la COVID-19 y que se ha logrado cubrir gracias a la digitalización. La otra gran cuestión apareció con la necesidad con de seguir con las actividades comerciales de compra y venta para abastecer distinto tipos de demandas.

Las tiendas online aparecieron como una manera en la que los negocios podían seguir en contacto con sus clientes gracias al comercio digital. Ante las restricciones de movilidad las grandes empresas con webs en las que se podían adquirir sus productos tuvieron más fácil la adaptación a la nueva situación que surgió con la COVID-19. Lo que parecía una comodidad para el usuario se volvió algo casi fundamental.

De ahí que el comercio digital haya crecido sobre todo en los ámbitos de adquisición de productos en detrimento de servicios como el turismo y los transportes (por razones evidentes). No obstante, aún así, podemos encontrar pronósticos de crecimiento en las ventas online para este año según un estudio de la escuela de negocios EAE.

Es evidente que el proceso madurativo del comercio digital se ha visto más intensificado debido a la COVID-19 y las grandes empresas que contaban con una tienda online robusta e intuitiva se han visto favorecidas. Las grandes cadenas de supermercados es un claro ejemplo de esto y podemos encontrar un gran número de usuarios que prefieren usar esta opción para el futuro.

El papel del comercio digital se presenta como clave durante la pandemia

Tal es la relevancia que ha adquirido el comercio digital que las pequeñas y medianas empresas han visto en este recurso una manera de conseguir manteniendo su actividad. Cierto es que los pequeños comercios minoristas parecen permanecer al margen, pero muchas investigaciones también demuestras que el comercio digital también genera ventas de manera offline (como así señala la encuesta de KPMG para Oxatis)

Y es que las tiendas online también hacen ganar visibilidad a los comercios más pequeños por lo que la labor del comercio digital es doble: generar ventas y ganar visibilidad. Pero también es necesario hacer evolucionar la manera de entender la calidad del servicio que se ofrece ya que en el ámbito digital se deben cuidar diversos aspectos y este es un punto que también se observo durante la pandemia de COVID-19.

Por ejemplo, la tienda virtual debe ser intuitiva y fácil de manejar. Debe garantizar la seguridad de las transacciones como un aspecto fundamental para el comercio digital. También los últimos avances auguran un gran potencial para el e-commerce como la Inteligencia Artificial o el uso de la Realidad Aumentada. Esto requiere un trabajo de actualización continua para que nuestra tienda no quede obsoleta.

El futuro del comercio digital como transacciones habituales en nuestro día a día parece que está más cercano de lo que pensábamos. La COVID-19 ha puesto a prueba este recurso y parece ser que ha encajado perfectamente con la situación que estamos viviendo.

En Back in Town podrás encontrar todas las herramientas digitales que te ayudarán a que tu empresa gane visibilidad y pueda llegar a más clientes para ofrecer productos y servicios de manera eficaz.